Compartir es vivir

Los chimpancés suelen compartir la comida después de cooperar en un episodio de caza o tras localizar paneles de miel. De esta manera, los líderes del grupo se aseguran la participación futura de los compañeros en actividades en las que es necesario que intervengan varios miembros. Se trata de algo así como una contraprestación por los servicios prestados, además de tener un efecto reforzador de las alianzas existentes.

Lo que no se había observado en entornos de libertad es el compartir vegetales con miembros no emparentados; en cambio, en el entorno familiar eso sí es frecuente. Un equipo de primatólogos, liderado por Kimberley Hockings, ha conseguido registrar y filmar un caso de este tipo en la comunidad de chimpancés salvajes de Bossou, Guinea. En la investigación se describe el proceso en el que se observa cómo un macho adulto trepa hasta lo alto de un árbol de papaya y arranca un fruto que luego comparte con una hembra en la intimidad.

Chimpancés compartiendo fruta.

11 pensamientos en “Compartir es vivir

  1. La naturaleza aún tiene muchas cosas que enseñarnos. Lejos estamos de conocer todo lo que nuestro mundo contiene, y siempre hay algo, algún detalle por pequeño que sea, esperando ser encontrado.

  2. La naturaleza nos ofrece ejemplos de cooperación magníficos pero también otros ejemplos que no lo son tanto, los chimpancés también son violentos. Eso sí, debe ser apasionante ver a estos primos nuestros en su hábita, ^^

  3. Hace tiempo leí que las hembras de chimpancé mantenían mas relaciones sexuales con los machos que le ofrecían alimento. Esta claro, SE LA QUERIA TIRAR. jajajajajajajaja

  4. Es una emoción casi infinita la que siento siempre que veo imágenes como estas. Es un cambio tan grande de lo que teníamos entendido que era la vida y en ella El Hombre… que gustándome lo visto, siento un leve desasosiego.

  5. nos creemos inteligentes,solidarios,honestos…y dejamos que seres de nuestra misma especie mueran de hambre…si compartieramos de verdad…

  6. Parece que es mas fácil que compartan alimentos menos frecuentes, como la carne o las frutas de cultivo, es como si lo que les cambia la rutina les hiciera sentir de manera diferente, eso nos pasa a nosotros también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s