Mediación en primates

Los grupos y la sociabilidad son fenómenos ampliamente difundidos entre los primates. Debido a que la vida en colectivo conlleva innumerables ventajas, pero también implica enfrentarse a multitud de conflictos de intereses, la evolución ha favorecido mecanismos que permitan una estabilidad sostenida en el tiempo. Los científicos han identificado ya varios mecanismos a través de los cuales los animales gestionan estos conflictos, como por ejemplo la reconciliación, la dominación, la evitación de los conflictos, el sentido de la justicia, el castigo y la mediación; siendo esta última una de sus manifestaciones más interesantes.

Mediación extrema por parte de los árbitros (a rayas) de un partido de hockey (imagen: Pekka Rautianien / Flickr).

La mediación consiste en la intervención parcial de terceras partes en los conflictos, donde actúan como árbitros neutrales. Este asunto tiene un interés especial debido a las implicaciones morales para el grupo de dicho patrón de conducta y también por el riesgo que corren los mediadores, quienes se tienen que acercar físicamente a dos oponentes que se encuentran en un estado de agresividad manifiesta. En esta situación de peligro, el «árbitro» solo puede obtener beneficios de una manera indirecta, gracias a la reducción de conflictos y permitiendo que los individuos construyan redes sociales duraderas y diversas, que cohesionan el grupo considerablemente. Hasta el momento, hemos detectado comportamientos de mediación en al menos trece especies de primates, como por ejemplo gorilas, varios tipos de macacos, orangutanes, monos dorados y bonobos, entre otros.

Ahora los científicos han descubierto que los chimpancés también poseen vigilantes. En un estudio, Claudia Rudolf, de la Universidad de Zurich, registró la conducta de varios grupos de chimpancés que habían vivido situaciones de inestabilidad en los últimos meses, debido a la incorporación de nuevas hembras. Rudolf observó cómo los algunos chimpancés de alto rango intentaban parar las peleas amenazando a ambos contrincantes o corriendo entre los dos para detener la interacción agresiva. La conclusión del estudio es que este tipo de vigilancia se incrementa en situaciones de inestabilidad para mantener el equilibrio y la paz en el grupo. Estos árbitros suelen ser el macho alfa o la hembra alfa, ya que están en la mejor posición para detener la agresión de otros. Estos resultados sugieren que la motivación para intervenir podría surgir de una preocupación por vivir en una comunidad apacible y no de un interés personal o beneficio directo.

2 pensamientos en “Mediación en primates

  1. Franz de Wal ya documentó hace años este comprotamienro en chimpancés en su obra “el mono que llevamos dentro”.

  2. Pingback: Somos Primates » Liderazgo natural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s