Vida inteligente en los océanos (y 2)

Esta es la segunda parte del artículo «Vida inteligente en los océanos (1)», publicado por Pablo Herreros en este mismo blog el 14 de junio.

Otras capacidades cognitivas de los delfines también han dejado impresionados a los científicos. Diana Reiss, ha conseguido probar que los delfines tienen conciencia de sí mismos. Cuando se les hace una marca con pintura en una parte del cuerpo escondida a simple vista y se les confronta a su imagen reflejada en un espejo, dan vueltas inspeccionándose y buscan la marca, es decir, son conscientes de la existencia propia. Estos cetáceos han sido los primeros, fuera del grupo de los grandes simios, en pasar esta prueba de auto-reconocimiento.

Redes-155

Imagen de Redes 155: “Entender a los delfines” (Puedes ver este capítulo de Redes aquí).

Uno de los fenómenos que más ha llamado la atención de los expertos, es la creación de objetos de juego con su propio cuerpo. Este es el caso de las burbujas de aire que realizan con gran pericia, con las cuales juegan y hacen acrobacias. Hasta ahora, solo los humanos y los chimpancés habían sido observados realizando estos comportamientos lúdicos tan especiales. Reiss cree que el hecho de que muestren estos comportamientos es una prueba más de la conciencia motora y contingencia que poseen.

Delfín en el espejo.

Para poner a prueba su comunicación, se han diseñado varios teclados que se sumergen en el agua. En los ensayos, cada tecla correspondía con un objeto y emitía un sonido específico. Tras varias sesiones de entrenamiento, los delfines aprenden a utilizarlos para conseguir una bola, un aro u otro tipo de juguete. Pero con la práctica, acaban por imitar el sonido que corresponde a cada objeto. En cuanto a la posesión de sintaxis, todo apunta a que sí entienden algunas reglas básicas, como por ejemplo que un cambio en el orden de las palabras de una frase implica un cambio en el significado final. Otro experto en la materia, Louis Herman, probó que los delfines reconocen gestos humanos, como cuando dirigimos la mirada o señalamos a algún lugar con el dedo.

Pero hasta hace muy poco no hemos podido analizar el cerebro de los delfines en profundidad. Según la neurocientífica Lori Marino, poseen tanta materia gris como los humanos y su neocórtex es tan complejo como el nuestro. Además, poseen las ya famosas neuronas espejo, que están especializadas en la empatía. Este hallazgo es muy interesante porque representa una convergencia paralela, es decir, un mismo logro evolutivo que se desarrolló por separado sin relación alguna con la nuestra, ya que nuestro ancestro común vivió hace 95 millones de años.

Delfín jugando con un teclado.

Aunque la distancia genética entre humanos y delfines es grande, estos asombrosos seres poseen algunas características que inducen a pensar en la existencia de una poderosa inteligencia que merece ser estudiada en profundidad, ya que de manera misteriosa, evolucionó sin conexión alguna con la nuestra. Por esta y otras razones, observar e investigar a los delfines puede resultar fundamental para conocer la naturaleza y origen de la inteligencia del ser humano.

En el pasado, los delfines eran vistos como una caja negra que permanecería oculta para siempre. Estudios como los realizados por la bióloga Diana Reiss, demuestran que aún podemos avanzar mucho en el conocimiento de estas bellas criaturas marinas.

3 pensamientos en “Vida inteligente en los océanos (y 2)

  1. Pingback: Vida muy inteligente en los océanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s