El mordisco del mono Luis Suarez

106440_540x376

 

Publicado en El Mundo

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/yomono/2014/06/28/el-mordisco-del-mono.html

La agresión puede manifestarse de muchas maneras, como por ejemplo verbalmente, mentalmente o físicamente, pero los mordiscos como el propinado por el delantero de la selección uruguaya Luis Suárez nos recuerdan que de alguna manera aún estamos dominados por nuestro cerebro reptiliano: la parte más antigua de nuestra mente, donde residen las reacciones y emociones más ancestrales de nuestro repertorio como animales humanos.

El premio Nobel y etólogo Konrad Lorenz, al igual que Sigmund Freud, pensaban que la agresividad era un producto de la evolución porque nos ayudó a defendernos de otros, aplicando así la teoría de Darwin a este fenómeno. Lorenz proponía que los episodios de agresión o ataques se producían cuando “una gota de agua hace derramar el vaso”, es decir por acumulación, por lo cual se denominó a esta idea teoría hidráulica. Pero a diferencia de los animales no humanos que lo hacen por supervivencia, Lorenz pensaba que la nuestra puede ser canalizada o modelada. Esta perspectiva es interesante porque nos recuerda la importancia de nuestro entorno, especialmente durante los primeros años de vida.

Según personas cercanas al jugador uruguayo, el chico tuvo una infancia complicada y tuvo que abrirse paso en la vida a base de golpes. Y es que no es la primera vez que Suárez muerde a alguien. Muy probablemente,aquella agresividad fue adaptativa para no ser ninguneado. El error de Suárez es no haber interiorizado que ya no vive en aquel ambiente y que ahora las reglas han cambiado. Los mordiscos ahora no le sirven de nada. Más bien todo lo contrario. Y es que lo que puede ser adaptarivo en una época o lugar, pueden dejar de serlo en otros en cuestión de meses o años.

Los seres humanos y otros primates hemos evolucionado para poseer mecanismos que inyectan hormonas en nuestro flujo sanguíneo. Éstas podían ayudarnos a escapar de aquellos temibles osos o peligrosos dientes tigres de sable con los que compartimos territorio. Pero en el mundo moderno, esas bestias del pasado que nos acechaban tienen forma de jefes, atascos, vecinos insoportables o rivales de fútbol en un Mundial.La mayoría nos controlamos, como predijo Lorenz que era posible en nuestra especie.

El problema está en que como ocurre con otros fenómenos que afectan a los animales humanos y no humanos, lo que detectas en un individuo o grupo no es extensible a la totalidad de la especie. Sería un error, como también lo es pensar que los otros animales son incapaces de controlarse. Tanto el etólogo Marc Bekoff como el primatólogo Frans de Waal han detectado comportamientos de autocontrol a la hora de morder a otros sujetos en al menos perros, coyotes, lobos y chimpancés. Eso significa que es probable que esté presente también en una gran cantidad de mamíferos.

Causas psicológicas y biológicas aparte, lo cierto es que Suarez no es el único ser humano del que tenemos noticias que utiliza los mordiscos cuando se siente amenazado. Esto es contradictorio, precisamente cuando sabemos que en nuestra especie se ha ido reduciendo el tamaño de nuestros dientes a lo largo de la evolución, especialmente los caninos. Su disminución ha sido tal que como arma en el presente son insignificantes, si es que los comparamos con los de otros grandes simios.

La razón que algunos científicos alegan es que su potencial para hacer daño a otros se fue reduciendo con la invención de cuchillos, armas u otros proyectiles que se lanzan a distancia. Otra hipótesis interesantes y compatible con la anterior es la ausencia de competencia directa entre machos por las hembras en los últimos cientos miles de años. Al contrario de la creencia más extendida, la existencia de las garras, colmillos u otras partes del cuerpo con los que los machos se defienden se debe a la lucha por las hembras entre machos de la misma especie, y no para agredir a otras especies o defenderse.

En conclusión, los mordiscos están pasados de moda en términos evolutivos. Aún así, en algunas ocasiones se activa el mono que se siente amenazado y que todos llevamos dentro. En esos momentos los podemos llegar a usar como armas en agresiones hostiles y absurdas como la protagonizada por Luis Suárez.

 

Un pensamiento en “El mordisco del mono Luis Suarez

  1. Que genio sos Pablo !!! La verdad una nota de genio y bien fundamentada .La verdad espero el Nobel cuando te lo dan?Suarez debe ser un mono muy afortunado ,hace lo que le gusta ,donde le gusta ,cobra millones de euros ,es famoso ,tiene a su familia con el .Pero claro esos impulsos primitivos ay ay ! Menos mal que tu lo des tapas todo aquí para nosotros .Arriba genio !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s