Primates pacifistas

Dos simios hembra de bonobo juegan en el parque “Lola ya bonobo”, situado cerca de Kinshasa, en la República Democrática del Congo

 

Los humanos tenemos un concepto de nosotros mismos bastante pobre. Nos consideramos malos por naturaleza y estamos convencidos de que nos puede la envidia, además de estar rodeados de enemigos dispuestos a machacarnos si un día los recursos son escasos y el número de personas  elevado. La verdad, a la luz de los descubrimientos científicos es otra. La violencia en estas circunstancias existe, pero también hemos desarrollado otros patrones para contrarrestrarla.

En un experimento que suele ser mencionado en los libros de psicología, el investigador John Calhoun quiso saber las consecuencias de la sobre-población y hacinamiento en la conducta de las ratas, cuando eran encerradas en un espacio pequeño. Se las obligó a convivir en este espacio reducido durante varios días. Los resultados fueron aterradores. Las ratas mostraron un aumento de la violencia indiscriminada e incluso apareció el canibalismo.

Por desgracia, los resultados de este experimento con esta especie se generalizaron al resto de los animales. Aún hoy en día es citado como una de las pruebas de la agresividad humana cuando somos vivimos concentrados en un mismo lugar, como son las metrópolis modernas.

Años después, hemos descubierto que los primates reaccionamos de manera algo diferente, explicando por qué somos capaces de convivir en situaciones nuevas para nuestra especie, como son estas macro ciudades. Otro psicólogo, Peter Judge, repitió el experimento con las ratas pero esta vez con monos y los resultados fueron esperanzadores. Judge comprobó que los primates reaccionaron con estrategias totalmente diferentes, las cuales iban desde dedicarse más tiempo al acicalamiento mutuo hasta reprimir los impulsos violentos.

 

También el primatólogo Frans de Waal, ha documentado varios casos en los que debido al frió, la comunidad de chimpancés que viven en Arnhem (Holanda), era encerrada en una habitación con calefacción. Al igual que le ocurrió a Judge, Waal registró intentos de adaptación a un contexto tan amenazante como es el hacinamiento. Estos chimpancés, aunque que tuvieron conflictos, también emplearon muchas estrategias para evitar otros muchos. Como en la India o en el Japón budistas, los primates aumentaron en general todas las conductas prosociales por día y hora.

Desde el punto de vista cultural, los humanos también hemos inventado rituales elaborados que disminuyen la tensión y reducen la posibilidad de una confrontación. Pueden ser normas y leyes, disculpas verbales, la intervención de terceras partes imparciales o patrones de reconciliación.

Por ejemplo, los habitantes del pueblo toraja (Indonesia) son cultivadores de arroz y esto se traduce en que se necesitan mucho unos a otros para el cuidado de los campos. Para no romper este equilibrio, se aprenden de memoria desde pequeños una especie de oraciones que repiten como si fueran mantras. Su contenido tiene que ver con los inconveniente de tener conflictos con los vecinos. Así entrenan el control de la agresividad este curioso pueblo, al igual que cuando cualquiera de nosotros nos repetimos muchas veces una idea para convencernos de ella.

Algo similar a lo que ocurre en los conciertos y festivales que celebramos. Hay muchas posibilidades de que en estas reuniones donde se concentran miles de desconocidos pase algo malo, pero por lo general la gente se comporta de otra manera. Suelen ser amables y pedimos disculpas al pasar entre las masas. Siempre hay excepciones pero son algo minoritario si tenemos en cuenta los millones de interacciones que se producen en un evento de este tipo en tan solo unas horas.

En el comportamiento animal, como en todo en la vida, hay luces y sombras. De lo que sí estamos seguros los expertos es que no reaccionamos como las ratas. Hay una poderosa fuerza en nuestro interior que nos impulsa a preservar la continuidad del grupo mediante la contención de la violencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s