El amor provoca que se sincronicen los cerebros

La coordinación del comportamiento de dos o varios miembros de una sociedad es algo necesario para ser eficaces en tareas que requieren cooperación. Tanto para construir un edificio como para conducir por las carreteras o trabajar en una empresa. En humanos, este tipo de ordenación está regulada por normas, pactos, contratos, costumbres y leyes.

En la naturaleza, los animales también se organizan constantemente. Las ballenas o los albatros emigran cada año cientos de kilómetros en grupos. También las hormigas atacan a un intruso cuando lo detectan y los chimpancés se sincronizan como si fueran cazadores profesionales. Dependiendo de la especie, la armonización es necesaria para la supervivencia de muchas de ellas.

Otro tipo de conexiones que desarrollamos en nuestras vidas no responden a necesidades directamente relacionadas con la continuidad de la sociedad, sino que son consecuencia directa del amor. Acabamos las frases de nuestras parejas, nos adelantamos a sus intenciones y a veces sabemos qué quiere sin tan siquiera abrir la boca.

Son muchos los animales que generan fuertes lazos en sus relaciones de pareja. En algunos casos, las pruebas de sincronización previas son fundamentales para que las hembras accedan a copular con los machos. Por ejemplo, algunas aves cantan o bailan, esperando respuesta de su candidata y así los evalúan. Aunque a veces es tarea del macho únicamente, en otras especies son ambos los que se enganchan en estos bailes de la seducción. Los delfines nadan juntos y bailan en el agua para expresar y demostrarse sentimiento de conexión.En primates, los gibones, una especie monógama, ambos sexos realiza unos sonidos que recuerdan a cantos, gracias a una bolsa que llenan de aire, ubicada debajo de las mandíbulas. Las llamadas las utilizan para dar a conocer su ubicación a kilómetros de distancia y mantener a otros machos alejados. Peroeste canto también es fundamental durante el cortejo y la crianza de sus pequeños. La hembra y macho adultos cantan como un dueto,cuando nacen sus hijos. Armonizan sus sonidos aunque son diferentes el uno del otro. Lo interesante es que los científicos han descubierto que la intensidad del lazo que les une depende del grado de sincronización cuando lo cantan a dos.

Pero los humanos y otros animales con un cerebro complejo con el nuestro, hemos ido varios pasos más allá. Cuando dos personas andan por la calle juntas, acaban sincronizando sus pasos. Pero los científicos han descubierto que las parejas se sincronizan de una manera que recuerda a la ciencia ficción.

La psicóloga Trisha Stratford, registró el cerebro y el latido del corazón de las parejas que acudían a psicoterapia con ella. Participaron 30 voluntarios. Los resultados son fascinantes, ya que sugieren la existencia de un ” sexto sentido” que desarrollan dos personas que se sienten unidas para entenderse.

Stratford identificó un momento crucial durante las sesiones. Un instante en el que los cerebros de ambos comenzaron a trabajar de manera sincronizada en un ” estado alterado ” que la tecnología no permite interpretar aún de manera certera. Durante este estado ” anormal “, las partes del cerebro que controlan el sistema nervioso comenzaron a “golpear ” juntos. Ella cree que esto ocurre solamente cuando podemos leer la mente y el cerebro del otro a niveles muy profundos. Es como si dos personas enamoradas estuvieran psicológicamente alineados.

En la misma línea, Emilio Ferrer, de la Universidad de California, descubrió que los patrones de respiración y latidos del corazón se coordinan cuando una pareja que se quiere se sienta en la misma habitación. Ni siquiera es necesario que se tomen las manos o hablen.

Incluso en momento de inactividad aparece la sincronización. Cuando dormimos acompañados, en otras investigaciones llevadas a cabo por Doctor Heather Gunn, los resultados demostraron que las parejas sincronizan sus horas de sueño. Sucede durante más tiempo cuando la mujer está satisfecha con la relación. Cuando ellas tenían dudas o expresaban descontento, el número de veces que  ambos se despertaban por la noche aumentaba.

En conclusión, cuando dos personas tienen ” feeling “ o “química “. Cuando dos seres conectan el uno con el otro, interpretan las experiencias como algo propio, y no hablo metafóricamente, ni tampoco de la imaginación de los románticos. Es algo real y medible: algunas parejas parecen ” hacer música con el mismo tambor “.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s